Cine CyL

Lo mejor del festival La Seminci de Valladolid

Published by:

Un festival que nunca pasa por debajo de la mesa es el famoso festival La Seminci, que es el más importante de Valladolid. Este festival ha ganado mucho prestigio desde hace varios años y se impone como uno de los mejores de toda España. De este festival han salido varios cortos importantes como “Nadador” y “En plan romántico” que han sido los ganadores de varios premios. Muchos directores internacionales se esmeran para participar con largometrajes y cortos para el festival de la Seminci.

En años anteriores tuvimos el placer de ver uno de nuestros cortos favoritos, “Sinfonía 42”. Este corto animado de Reka Busci de Hungría ganó el premio de la Espiga de Oro en el festival La Seminci. Este poderoso corto son una serie de historias completamente surrealistas sobre la vida y la materialización de la abstracción mental, que al final dejan al espectador hilando sus propias historias de su manera. Son un conjunto de metáforas de la vida y de la cultura popular representadas con dibujos muy inspiradores del puño de Reka Bucsi. Si aún no lo has visto, no pierdas tiempo y dale una ojeada porque deja muy buen sabor de boca.

Seminci-2015-600x361Otro de los favoritos del festival del año pasado fue “El corredor” elaborado por José Luis Montesinos de España. En este corto nos cuentan la historia de un empresario que tuvo que despedir a toda una planta de empleados, hasta que un día decide salir a hacer ejercicios y se consigue a uno de ellos. La historia se torna muy interesante y nos da un final deseado que nos hace reflexionar sobre el entorno laboral y la vida. Este cortometraje fue el ganador del premio EFA en el año 2014.

Hoy otros cortos que merecen mucho respeto dentro del festival Seminci, como por ejemplo “Mal Cazador”, “Utoelet”, “Eye Am” y “Una taza de café turco” que han sido muy reconocidos internacionalmente luego de terminar su gira por el Seminci.

Cine CyL

Todo lo que hay en el festival de Astorga

Published by:

Uno de los principales festivales de cine en Castilla y León tiene que ser el festival de la ciudad de Astorga porque han salido muy buenos cortos de aquí. El año pasado pudimos ver los mejores cortometrajes de España en esta región porque los cineastas de Castilla y León tienen un ojo muy bueno para hacer películas. Además de todo, lo espectacular de este festival son las grandiosas comidas que se dan durante el periodo de estadía con el show de “cenas de cine”.

Volviendo al tema del cine, el festival de Astorga ha presentado muy buenos cortos en los últimos años. Uno de los cortos que más ha llamado la atención fue “La gran invención” que nos da una sátira sobre el movimiento Nazi a modo de documental histórico y político. Es muy interesante apreciar de este documental la fotografía muy pulida que utilizaron para representar a Hitler con un filtro muy único; también el guion se desarrolla perfectamente tanto en español como en alemán.

Las animaciones cada día están tomando espacio en el ámbito de los cortometrajes y lo pudimos ver con el corto Sinfonía 42 del festival Siminci. En Astorga también hubo un favorito en el espacio de la animación llamado “Rupestre” que nos muestra la historia de un hombre de las cavernas intentando diseñar los primeros petroglifos. Este corto ya ha recorrido casi toda Europa y siempre cause sensación a donde llega. Aunque es difícil de conseguir, recomiendo que lo veáis porque usa una técnica muy particular de animación que nos deja una sensación muy estilizada y profesional de los trazados.

Por último, el corto “El jardín de las delicias” de Jorge Muriel obtuvo el premio del mejor corto del año. Este toca temas como la discapacidad y, como el autor dice, a aquellas pequeñas cosas que conforman nuestra existencia. Con un tráiler muy intrigante, Jorge Muriel nos presenta sin duda el mejor corto del festival porque es una historia muy compleja de vidas cruzada con una fotografía excepcional.

Autores

Daniel Villamediana y sus dos grandes obras

Published by:

Cuando hablamos del cine español, siempre escuchamos nombres como Almodóvar, Amenábar, Buñuel y muchos más, sin embargo, una de las figuras más interesantes que ha estado surgiendo en los últimos años en el cine de culto español es Daniel Villamediana. Este director oriundo de Valladolid, Castilla y León, ha tenido una trayectoria impecable desde 2008 con algunas películas como El brau blau, Cábala Caníbal y La vida sublime.
Su primera pieza que lanzó a público fue El brau blau una película que llamó mucho la atención de la crítica. Daniel fue nominado gracias a esta película en el Festival Internacional Locarno como mejor director actual. Según algunos críticos, el estilo cómo Daniel presenta la acción es sus películas es parecido al de Jim Jarmusch en el film Ghost Gost (1999) que junta texto con escenas rápidas. El brau blau (El toro azul) es una película sobre la profesión del torero sin mostrar sangre, colocando al espectador en una postura de apreciación artística de la belleza que hay en esta tradición tan controversial.
Otra de las películas de Daniel Villamediana que me gusta resaltar es La vida sublime (2010) que también fue otra nominada para un premio Locarno como mejor director del momento. A pesar de ser dos obras totalmente distintas, La vida sublime comparte ciertas similitudes con la El brau blau, ya que mientras que El brau blau es una mirada introspectiva al personaje, esta segunda se enfoca en el otro, en la figura que la otra persona representa para el personaje. Ambos personajes de las dos películas también son personas que compulsivamente se aferran a un objetivo, en el caso del brau blau es el ser torero, en La vida sublime es el encuentro de las raíces del personaje.
Ambos filmes deben ser apreciados con una perspectiva amplia, porque tocan esquemas de la cultura española desde una visión muy particular que expone Daniel Villamediana. Sin embargo, hay que rescatar que son dos obras primas del cine independiente español y merecen su crédito.

Festivales

Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de Campoo, casi 30 años de historia

Published by:

Hace poco acaba de celebrar su edición número 27, casi tres décadas de historia en las que el FICA ha conseguido hacerse un hueco por méritos propios en el panorama audiovisual español.

Un festival, de cortometrajes de Aguilar de Campoo, que se celebra todos los años en el mes de diciembre en la ciudad palentina y que muestra los mejores cortometrajes no solo a nivel nacional, también internacional. En las últimas ediciones, y es solo un ejemplo de la importancia que ha adquirido, se han mostrado más de un centenar de cintas llegadas de diferentes puntos de todo el mundo.

Festival Internacional de Cortometrajes de Aguilar de CampooDa fe de la relevancia internacional que ha adquirido el FICA el hecho de que en la última edición se presentaba en él el cortometraje Zero, dirigido por David Victori y producido por Ridley Scott, quien parece apreciar mucho las tierras castellanoleonesas, sus escenarios y también sus festivales de cine.

El FICA ha ido creciendo y ganando importancia. Hoy en día las cintas que se presentan a concurso compiten en cuatro categorías diferentes: ficción, cine experimental, documentales y animación.

En su última edición se recibieron un millar de trabajos de entre los que se seleccionaron solo 36 cortometrajes de nueve países diferentes. Entre ellos Bienvenidos, de Javier Fesser o Al Pelae, de Óscar de Julián, que resultó ser la obra ganadora de este último certamen. Una cinta que narra la biografía de Ángel López Peláez, quien trabajó como boxeador, humorista y fotógrafo en la Costa del Sol. Un cortometraje que se alzó también con otros dos galardones: el de la prensa y el de mejor fotografía.

Por otra parte, no hay festival sin figura estelar a la que se premie por su trayectoria profesional y su papel en el mundo del cine. El FICA no podía ser menos y en su última edición ha galardonado con el premio Águila de Oro a Santiago Segura.