Cine CyL

Julio Suárez, figura del cine castellanoleonés

Madrileño de nacimiento, leonés de corazón, el director Julio Suárez es una de las figuras más reconocidas en el panorama cultural de Castilla y León, tanto que ya se han celebrado varias retrospectivas de su trabajo en eventos como el Festival de Cine de León o la Universidad de León.

Entre sus obras más conocidas se encuentra el cortometraje Estirpe de tritones, rodado en 1993 y premiado en los festivales de Medina del Campo y de Palencia. Un corto que daría pie, 15 años más tarde, a un largometraje Tritones, más allá de ningún sitio. Una cinta de corte surrealista que profundiza en las aventuras de los protagonistas del corto. Marineros, desertores y reincorporados a filas como tripulación perfecta de un submarino de la clase Tritón. Artilugio que navega por los ríos de la comunidad de Castilla y León para llegar al Atlántico a través del Duero con el fin de rememorar el viaje de Cristóbal Colón. Sin embargo, el viaje acaba desembocando en un conflicto bélico.

La filmografía de Julio Suárez en mucho más amplia, evidentemente y siempre ha conseguido cosechar éxitos. Después de Tritones grabó otro corto, Guzman-Goodman. Tras él fue cuando decidió dar el salto y grabar su primer largometraje, A Galope Tendido, la historia de un joven más que aficionado a las películas del oeste.

Tras  estas producciones, Julio Suárez se dedicó a producir algunos documentales y cortometrajes más con su productora, Estirpe PC. Destacan La Tregua, Nostalgia, La Puerta o El último cowboy. Tras un periodo de inactividad como director, retomó su trabajo en la elaboración de guiones y la dirección y de él salió a ese largometraje al que hacíamos referencia más arriba.

Después de Tritones, más allá de ningún sitio Julio Suárez realizaría el guion de El hombre que vive sueña, largometraje que codirigió con su hijo Alejandro. Un director que, aunque no muy conocido en los circuitos comerciales, sí tiene un hueco por méritos propios en la historia del cine español.