Festivales

La Seminci, todo un referente cultural en Castilla y León

Nada menos que 60 años ha cumplido la Semana Internacional de Cine de Valladolid. Lo que comenzara siendo la Semana de Cine Religioso de Valladolid, allá por el año 1956, ha evolucionado hasta convertirse en un referente de importancia en el panorama cultural de Castilla y León, pero también en el español.

Hoy en día la Seminci está considerada como una de las grandes citas en todo lo relacionado con el cine independiente y de autor. Ha cambiado su filosofía, pero no su premisa principal: la calidad de las cintas que en este festival se muestran. Y de ello dan fe algunas de la películas que aquí se han proyectado, desde El séptimo sello de Ingmar Bergman a Alguién voló sobre el nido del cuco de Milos Forman, desde La naranja mecánica de Stanley Kubrick a Loca Evasión de Steven Spielberg, desde La estrategia de la araña de Bertolucci a El niño Salvaje, de Françoise Truffaut. Y son solo algunos ejemplos.

Hoy en día la Seminci gira en torno a la sección oficial, con largometrajes o cortos que entran o no a concurso; también en torno a Punto de Encuentro, que muestra películas de ficción; Tiempo de Historia, donde compiten cintas relacionadas con hechos históricos; y los diversos ciclos dedicados a figuras cinematográficas, directores, etc.

El palmarés de galardones es, además, muy amplio. La Seminci premia largometrajes, directores, actores, guiones, cortos y otorga menciones especiales. Todos ellos con interesantes cuantías económicas. Pero lo más importante es alzarse con esa espiga de oro o de plata, símbolos del certamen y que gozan ya de un gran prestigio a nivel internacional.

En la última gala, celebrada a finales de 2015 fue Rams (el Valle de los Carneros), del islandés Grímur Hákonarson, la que se llevó la espiga de oro al mejor largometraje. El premio al mejor guión correspondió a Aurora, de Rodrigo Sepúlveda. Mejor director fue Naomi Kawase, mejor actriz fue Andrew Haigh y mejor actor, Dagur Kári.

seminci